Web
Analytics
Saltar al contenido
Remedios para el sudor

Sudoración nocturna por estrés y nerviosismo

Sudoración nocturna por estrés

¿Sabías que el sudor nocturno muchas veces se debe al estrés? Pues sí, muchas personas sufren este padecimiento y no saben cuál es su causa. En el presente artículo, te contamos todo lo que necesitas saber sobre esta condición.

El sudor nocturno como síntoma inequívoco de estrés

Seguramente te ha pasado más de una vez. Despiertas en la mañana y estás aun bañado en sudor, o quizás, la sudoración se convierta en una molestia que te haga despertar varias veces durante la noche. En este caso, los expertos indican que un cuadro de estrés puede llegar a desencadenar esta afección.

Además del estrés, despertar con ansiedad también tiene una cuota de responsabilidad en los sudores nocturnos. De hecho, el estrés y la ansiedad suelen ir de la mano.

¿Por qué se produce esta condición?

Cuando el organismo se encuentra sometido al estrés, este reacciona mediante la sudoración para liberar la tensión acumulada durante todo el día. También es posible que estemos estresados aun cuando dormimos. En este caso, si se tiene una preocupación importante, el cerebro permanecerá en estado de alerta durante la noche y esto dará paso a la sudoración.

Las causas pueden ser muy variadas, por ello, debes revisarte y considerar que es lo que te está produciendo semejante cuadro de estrés para que puedas recuperarte y dejar de sudar por las noches.

¿Por qué razón el estrés causa sudoración?

Es natural que te preguntes esto. La sudoración por estrés se produce debido a la estimulación de las glándulas, específicamente, de las apocrinas. Estas glándulas están presentes en todo el cuerpo, sin embargo, se encuentran mayormente en la zona de la ingle y de las axilas.

También, cuando el organismo se encuentra estresado, la producción de adrenalina va en aumento. Esto puede hacer que la sudoración aumente y si se une con la ansiedad, el nivel de sudor y de malestar puede llegar a ser mucho peor.

Síntomas de la sudoración nocturna por estrés

Los síntomas descritos a continuación tienen el factor común de la sudoración nocturna. Esta condición suele ir acompañada frecuentemente por:

  • Sofocos: La persona se despierta bruscamente porque se siente “ahogada”
  • Pesadillas: Suele ser frecuente que la personase despierte también en medio de una pesadilla. En este punto, esto suele causar más ansiedad y dificultad para retomar el sueño
  • Hablar dormido: Si el nivel de estrés es muy alto, la persona por lo general puede hablar estando dormida. Seguramente, hablará ciertas cosas que tienen relación con el motivo de su estrés o pueden también hablar incoherencias.
  • Sonambulismo: Es menos común, sin embargo es posible. Si hay mucho estrés la persona puede incluso levantarse de la cama estando dormida y ejecutar algunas acciones.
  • Insomnio: Si la sudoración nocturna es muy abundante y frecuente, el organismo puede permanecer en estado de vigilia. Por ello, es muy común que el insomnio también acompañe esta molestia.

¿Cómo superar esta molesta condición?

Hay varias recomendaciones que pueden llegar a ser muy útiles para que dejes de sudar por las noches. Entre ellas:

  • Identifica la causa de tu estrés: Tu cuerpo te está hablando. Cualquier evento que esté sucediendo a tu alrededor, que te cause preocupación debes canalizarlo de forma positiva. Al identificar cual es el origen del estrés podrás prepararte mentalmente para afrontarlo de la mejor manera. Recuerda que nada es tan importante como para dañar tu salud.
  • Practica yoga: Quizás pienses que el yoga no es para ti, sin embargo, te sorprendería los efectos positivos que esta práctica le puede proporcionar a tu organismo. Planea un par de sesiones semanales y verás que en poco tiempo estarás más relajado y sudarás menos durante la noche.
  • Haz actividades que te relajen: ¿Hace cuánto no dedicas un tiempo para hacer una actividad que te guste? Ir al cine, comer fuera o simplemente charlar con tus familiares y tus amigos puede ayudarte muchísimo a bajar los niveles de estrés y, en consecuencia, disminuir sudor nocturno por estrés.
  • Relájate antes de dormir: Sabemos que cuando tenemos una preocupación es muy difícil sacarla de nuestra mente, sin embargo, tu salud merece que lo intentes. Minutos antes de dormir piensa en algo agradable. Cualquier cosa, respira profundamente y disponte a conciliar el sueño.
  • Desconéctate de los aparatos electrónicos: Como mínimo 1 hora antes de dormir debes alejarte de la PC, el teléfono móvil y el televisor. Es muy común estar siempre conectados a estos aparatos, sin embargo, la sobreexposición a la luz de estos artefactos puede llegar a aumentar los niveles de ansiedad y estrés.
  • Evita leer noticias negativas: Sabemos bien que debemos estar informados, sin embargo, antes de dormir no leas noticias que puedan alterar tu ánimo. De lo contrario, tu estrés se verá estimulado y con él la sudoración.
  • Toma unas gotas de valeriana: Tomar unas gotas de valeriana puede relajarte antes de dormir. De igual forma, tomar una infusión de manzanilla será una ayuda extra para la relajación de tu organismo.
  • Evita el exceso de alcohol y cafeína: Ambos tienen propiedades que pueden llegar a deshidratar al organismo e incrementar los niveles de estrés y ansiedad. Por ello, al menos por un tiempo, evita su consumo.
  • Visita al psicólogo: En caso de que hayas probado todos estos métodos y aun nada sea lo suficientemente efectivo, lo más recomendable es que asistas al especialista para que recibas terapias. Este profesional, sabrá muy bien como orientarte.

Riesgos de no tratar la sudoración nocturna por estrés

Cuando presentemos alguna afección física o mental, sea lo que sea, lo mejor es prestarle atención a lo que nuestro organismo nos está tratando de decir.

En el caso de la sudoración nocturna, es importante recibir un tratamiento, de lo contrario, la persona puede verse atacada por el insomnio y por la falta de energía durante el día.

El sueño es una parte esencial para la buena salud, y si este se ve interrumpido por cualquier causa, el organismo se verá afectado negativamente.