Web
Analytics
Saltar al contenido
Remedios para el sudor

¿Sudar en exceso es malo?

¿Sudar en exceso es malo?

Sudar se trata de un mecanismo natural que tiene nuestro cuerpo para regular la temperatura, por medio de la eliminación de líquidos, formado en un 95% de agua y un 5% de sales y minerales, esto evita que el organismo se descompense y que pueda haber mayores complicaciones asociadas a una temperatura corporal alta.

Las mujeres tienen más glándulas sudoríparas que los hombres, sin embargo, las de los hombres son más activas y generalmente son ellos quienes presentan mayores volúmenes de sudor.

Cuando el sudor es excesivo

Entonces queda claro que el sudar no por si solo algo malo, todo lo contrario, es una defensa para el cuerpo que ayuda a preservar la salud integral. Sin embargo, cuando el sudor es excesivo o se produce sin un estimulo que pueda justificar su aparición, puede ser señal de algún problema.

Existen condiciones normales en las que se presenta sudoración, como, por ejemplo, al realizar actividades físicas que implique cierta exigencia o en días calurosos o al estar expuestos a altas temperaturas, en estos casos es perfectamente normal y comprensible la aparición del sudor.

Pero ¿qué pasa cuando sudamos sin motivo aparente?, algunas personas sudan de forma excesiva aun cuando no exista una causa aparente y sin estar expuesto a ningún factor que pueda aumentar la temperatura corporal. En estos casos se determina la sudoración excesiva como hiperhidrosis.

Hiperhidrosis

Se trata de una patología en la cual el cuerpo produce grandes cantidades de sudor en condiciones que no lo ameritan, como, por ejemplo, en temperaturas bajas o en estado de reposo. En estos casos es usual que la sudoración se encuentre en zonas específicas del cuerpo como las manos, pies, axilas y en la frente, de manera general.

No se ha determinado una única causa de la aparición de la hiperhidrosis, sin embargo, se sabe que los factores emocionales están ligados íntimamente a su aparición. Además de ello se han logrado identificar algunos factores que empeoran los síntomas, entre ellos:

  • Factores genéticos. Es común que las personas con hiperhidrosis tengan antecedentes familiares de padecerla.
  • El estrés. Altos niveles de estrés empeoran esta condición, lo cual es un verdadero problema, pues es la misma sudoración la que genera estrés de manera significativa.
  • Problemas hormonales. Cualquier situación que produzca cambios a nivel hormonal, puede ayudar a la aparición del sudor excesivo, es por ello que en casos de embarazos y menopausia pueda presentarse.

Algunas otras causas de una sudoración excesiva pueden deberse a la ingesta de ciertos alimentos o al proceso digestivo de los mismos.

¿Sudar es malo?

No, sudar no es malo, ni en casos en los que se trate de una sudoración excesiva. Sin embargo, puede ser un síntoma de otro problema de trasfondo, por lo cual no se debe ignorar. Es importante consultar con un medico especialista para que determine cual es la causa de la sudoración y si esta se debe a algún problema de salud que pueda arriesgar el bienestar.

Más allá del impacto físico, el sudor en exceso puede tener serias repercusiones a nivel emocional, llegando a producir un aislamiento, pues la sudoración se vuelve un tema bastante incomodo que afecta el libre desempeño de la cotidianidad de aquellas personas que lo padecen.

A nivel psicológico este es un problema que puede ser bastante serio, pues afecta todas las actividades que se realizan, produciendo un estado de malestar significativo, que trae consigo problemas de autoestima y altos niveles de estrés.

¿Cómo evitar sudar en exceso?

Aunque no existe una cura mágica para dejar de sudar de forma excesiva, existen algunas recomendaciones que pueden ser de gran utilidad para disminuir y en algunos casos controlar la sudoración.

  • La higiene es muy importante. Bañarse diariamente ayuda a disminuir la sudoración, al ayudar a bajar la temperatura corporal. Además, uno de los problemas asociados a la sudoración excesiva es la aparición de mal olor corporal, por lo cual una buena higiene es fundamental.
  • Tener una alimentación balanceada. Ingerir muchas frutas y verduras, disminuir el consumo de carnes rojas, pues estas son más difíciles de digerir, lo que puede producir mayor sudoración, al igual que la ingesta de alimentos y bebidas picantes.
  • Utilizar ropas frescas y holgadas elaboradas con materiales que absorban el sudor como el algodón, evitando al máximo telas sintéticas.
  • Hidratarse en fundamental. consumir agua de forma regular ayuda a disminuir la sudoración, manteniendo el cuerpo fresco e hidratado, para compensar los líquidos perdidos a través de la sudoración.
  • Usar remedios naturales. Existen algunas alternativas naturales como el uso de alumbre, que pueden ayudar a disminuir de forma bastante eficaz la sudoración.
  • Utilizar productos específicos para sudoración excesiva, como los desodorantes formulados para casos de hiperhidrosis que se pueden conseguir en las farmacias y que brindan una protección por más tiempo que los desodorantes regulares.
  • Bajar los niveles de estrés y ansiedad. En este sentido acudir a terapia resulta ser una muy buena opción para ayudar a disminuir los síntomas, también puedes optar por alternativas como la meditación, el yoga, o cualquier otra actividad que te permita sentirte tranquilo.

Ayuda médica

Si nada de lo anterior resulta funcionar, puedes acudir a un medico especialista para la aplicación de Botox en las zonas afectadas, esto inhabilitara las glándulas sudoríparas de la piel durante un periodo que puede variar entre 3 a 9 meses, dependiendo de la gravedad del caso.

Sin embargo, suele ser una opción bastante costosa y molesta, pues su aplicación puede ser dolorosa y sus efectos son pasajeros y en algunos casos pueden durar muy poco tiempo.

Por otra parte, existe una opción quirúrgica que consiste en la extirpación de las glándulas sudoríparas de forma definitiva. Sin embargo, conlleva los mismos riesgos que cualquier otra cirugía, por lo cual se convierte en la última opción recomendada para tratar de controlar la sudoración excesiva.

Como puedes ver, existen varias opciones para ayudarte a controlar la sudoración excesiva y es importante que tengas siempre presente que no se trata de algo malo, pero si de un síntoma que no deberías ignorar.