Web
Analytics
Saltar al contenido
Remedios para el sudor

¿Por qué me huelen las axilas si uso desodorante?

porque me huelen las axilas si uso desodorante

Todas las personas sudan, este es un proceso normal del cuerpo que le ayuda a regular su temperatura, cabe destacar que el sudor en sí es inodoro por lo que el mal olor que se pueda presentar en las axilas no depende de él sino de las bacterias que pueden estar presentes en la piel de la persona.

Existen dos tipos de glándulas que producen sudor, las ecrinas, que son las más comunes y se encuentran en toda la piel y producen sudor compuesto por un 99% de agua y un 1% de sales minerales y se encargan de mantener la temperatura corporal regulada entre los 36 y 37 ºC. las otras glándulas sudoríparas son las apocrinas y están presentes en zonas específicas del cuerpo (axilas, ingle, alrededor de los pezones y del ano). Estas últimas se desarrollan entre los 8 y los 14 años de edad y producen un sudor más grasoso.

¿A qué se debe el mal olor de las axilas?

Cabe resaltar una vez más que el sudor no tiene ningún olor, la presencia de mal olor, también llamado bromhidrosis, se debe a otro factores como la falta de higiene, la presencia de bacterias en la piel o causas de origen genético. Algunos de los factores que favorecen la aparición del mal olor en las axilas pese al uso de desodorantes son:

  • Las bacterias presentes en la piel. El tipo y la cantidad de ellas influye en el grado de al olor que se produzca.
  • Hiperhidrosis o sudor excesivo.
  • Una higiene personal deficiente.
  • Obesidad
  • Diabetes
  • Consumo de alcohol y cigarrillos.
  • Uso de algunos medicamentos, principalmente antibióticos.
  • Consumo excesivo de algunos alimentos.
  • Micosis en las axilas.

Tratamiento del mal olor de las axilas.

Para ello lo primordial es determinar la causa del mal olor en las axilas para poder seleccionar un abordaje idóneo para eliminar el problema. De manera general, los tratamientos se basan en ayudar a disminuir el sudor y eliminar las bacterias presentes en las axilas.

Algunas opciones simples que puede probar para disminuir el mal olor en las axilas son:

  • Mantenga una higiene personal adecuada, tomando baños diariamente y lavando bien sus axilas con agua y jabón.
  • Utilice jabones antibacteriales para lavar sus axilas.
  • Utilice desodorantes antitranspirantes. Pruebe con varias opciones pues en ocasiones las formulas de algunos pueden no funcionar en su piel de la mejor manera.
  • Afeitarse o recortar los vellos de las axilas, de esa forma el sudor no se pegará a ellos.
  • No utilice ropa que ya haya usado, sin antes lavarla. El sudor seco puede aumentar el mal olor en las axilas.
  • Lleve una alimentación balanceada.
  • Acuda a un dermatólogo para tratar posibles problemas de bacterias en la piel de las axilas.
  • Si tiene hiperhidrosis, es importante ponerse en control con un especialista a fin de disminuir los síntomas.

El uso incorrecto del desodorante.

Estudios realizados por la Universidad de Birmingham arrojó como resultado que el uso de desodorante debería limitarse a la noche, lejos de lo que se podría pensar pues resulta que en las mañanas el cuerpo tiene un niveles de sustancias químicas que ayuda al sistema inmunológico a responder mejor.

Según este estudio la mejor hora para aplicarlo y que funcionen correctamente es a ultima hora de la noche, ya que durante ese tiempo el producto penetra en las axilas y ayuda a que se absorba y funcione mejor.

Otras recomendación en relación con el uso correcto del desodorante son:

  • Aplicarlo en momento correcto, como ya se explicó previamente, el mejor momento es el la noche, pero esto debe hacerse con la piel limpia y seca. Se recomienda aplicar su desodorante justo después de tomar una ducha con agua caliente, pues en ese momento los poros estarán abiertos lo que facilitará que la piel absorba el desodorante.
  • Déjelo secar bien. Uno de los errores más comunes es aplicarse el desodorante y vestirse inmediatamente, esto lo que hará es barrer el producto con su ropa por lo que no estará protegido realmente por su desodorante. Lo recomendable es aplicarlo y esperar al menos unos 10 minutos antes de vestirse para dar tiempo a la piel de absorber el producto.
  • Apóyese en alternativas naturales, como el limón para combatir los malos olores en las axilas, bastará con fregar suavemente la piel de sus axilas con un limón cortado a la mitad antes de aplicarse su desodorante de forma regular. Esto ayudará a eliminar las bacterias que puedan estar presentes produciendo malos olores. Es importante que deje secar bien el limón antes de usar su desodorante.
  • Las alternativas en roll-on son mucho más efectivas pues penetran en los poros de forma más fácil. Aunque pueda ser un poco incomodo el hecho de que tarden más en secar, merecen la pena pues son mucho más efectivos que los aerosoles.
  • Mantenga las axilas libres de vellos. Depilarse o rasurarse las axilas puede ayudarle a evitar el mal olor en esa zona, pues la presencia de vellos favorece la aparición de bacterias y acumula el sudor. Es importante que no se rasure a diario pues podría irritar la piel, lo más recomendable es la depilación con cera o máquinas eléctricas.
  • Utilice jabones antibacteriales. En el mercado existen varios jabones antibacteriales bastante buenos que le ayudarán a mantener control de las bacterias que se alojan en la piel de las axilas y que son las causantes del mal olor.
  • Pruebe con otros desodorantes. En ocasiones la solución es tan simple como cambiar la marca de desodorante que utiliza. Tenga en consideración que no todos están formulados de la misma manera y no todos los cuerpos son iguales, por lo tanto es cuestión de probar opciones para determinar cual es la mejor para usted.

Como recomendación final

Si el problema persiste a pesar de toda las recomendaciones deberá visitar a un especialista para conocer la causa real del mal olor y que le indique el tratamiento adecuado para eliminarlo, puede ser de origen genético o requerir de un tratamiento con productos para eliminar las bacterias.