Web
Analytics
Saltar al contenido
Remedios para el sudor

Desodorante dermatológico para mal olor de axilas

Desodorante dermatológico para mal olor

Sudar es algo perfectamente natural, es un mecanismo que tiene el cuerpo para poder regular la temperatura y conservarse siempre fresco a fin de evitar un potencial colapso debido a una temperatura superior que la que debe tener.

Cabe destacar que el sudor es una sustancia inolora, compuesta en un 95 % de agua y 5 % de sales minerales, el mal olor que puede llegar a tener se debe a las bacterias que se encuentran en la piel, que al entrar en contacto con el sudor producen mal olor. Por eso en este articulo te hablaremos sobre el desodorante dermatológico para mal olor.

Un problema médico que afecta emocionalmente

Sudar de forma excesiva es mucho más que un problema físico, pues esto resulta peculiarmente importante en el mundo emocional de la persona quien sufre por esta condición y más aún si viene acompañada de mal olor.

Esto puede tener un impacto negativo en la autoestima e incluso afecta la manera de interrelacionarse con los demás, llegando a casos en los que se evita al máximo el contacto con otros debido al estigma que sufren quienes padecen de este problema.

La sudoración incrementa en situaciones de estrés y en estos casos el estrés aumenta de manera considerable al tener que enfrentarse a cualquier situación social, creándose un circulo vicioso que produce que la persona sude aun más.

El mal olor causado por la sudoración se conoce como Bromhidrosis y se trata de una enfermedad que está asociada a las glándulas apocrinas. Este olor desagradable no se debe, de ninguna manera, a una falta de higiene por parte de la persona quien lo padece.

Causas del mal olor

Como se mencionó anteriormente el sudor no tiene olor alguno, el mal olor se produce por la descomposición de las bacterias presentes en la piel. La razón de por qué algunas personas desarrollan malos olores y otras no, a pesar de la higiene, aún no se sabe con certeza, pero se cree que existe un componente genético implícito en la ecuación.

El curso de otras enfermedades de origen físico, también pueden producir malos olores corporales como parte de su sintomatología. Patologías como la diabetes, problemas de tiroides y otras enfermedades metabólicas, pueden ser las causantes de olores desagradables en el cuerpo.

Soluciones para el mal olor

La bromhidrosis genera gran malestar a quienes la padecen pues se ven afectados en todos los ámbitos de su vida por esta patología. Existan algunas soluciones para evitar este desagradable síntomas como:

  • Usar jabones germicidas que ayuden a matar las bacterias presentes en la piel y que son las causantes del mal olor.
  • Usar antibióticos de manera tópica, sustituyendo a las cremas hidratantes.
  • Depilar el cuerpo, pues el vello puede ayudar a que las bacterias se acumulen, lo que se traduce en mal olor.
  • El uso de desodorantes dermatológicos especializados para tratar el mal olor.
  • Desodorante para axilas neutro para evitar malestares en la piel
  • Desodorante para el mal olor de las axilas libres de químicos que irritan la piel

Desodorantes dermatológicos

Estas alternativas resultan ser particularmente eficaces en muchos casos de sudoración excesiva para combatir los malos olores. Cabe destacar que no se trata de los mismos desodorantes que se compran en cualquier tienda, sino de productos especializados, basados en formulas médicas.

En muchos de estos casos se trata de desodorantes que cumplen a cabalidad con su función pero que no ofrecen gran variedad de agradables aromas para escoger como es el caso de los desodorantes regulares.

Sin embargo, muchas farmacéuticas se encuentran actualmente investigando y avanzando para ofrecer opciones que resulten agradables y eficaces por igual. La mayoría de estas opciones vienen solo en presentación roll-on, pues resultan ser mucho más efectivos que los desodorantes en barra o en spray.

Actualmente existen varias opciones que ofrecen protección hasta por 48 horas para personas que presentan transpiración intensa, esto se debe a que contienen en su composición El hidróxido de aluminio (AHC) cuyas propiedades ayudan a aminorar la cantidad de sudor sobre la piel.

El cloruro de aluminio se integra a las formulas para potenciar su efecto bloqueando los conductos sudoríparos.

Recomendaciones par utilizar los desodorantes dermatológicos para el mal olor

  • Mantenga la zona de las axilas libre de vellos, esto ayudará a no acumular una gran cantidad de bacterias en la zona. En este sentido se recomienda depilar con cera o máquinas eléctricas y no con rasuradoras que pueden irritar su piel.
  • Higienice bien la zona de las axilas utilizando un jabón bactericida que le ayude a eliminar las bacterias. Repita el procedimiento al menos dos veces y enjuague con abundante agua.
  • Seque muy bien la zona de las axilas antes de aplicar cualquier producto.
  • Si su dermatólogo le recomienda el uso de cremas antibióticas aplíquela y espere a que esta sea absorbida por completo por la piel.
  • Una vez que las axilas se encuentren bien secas, aplique su desodorante dermatológico, de preferencia en roll-on, pues resultan ser más efectivos, aplicando una capa pareja por toda el área.
  • Espere unos 10 minutos antes de colocarse su ropa, para darle tiempo al producto de que se absorba en la piel. Colocar la ropa de forma inmediata es un error común que arrastra el producto, eliminándolo de las axilas.

Otras alternativas

Algunos casos resultan ser más desafiantes que otros, cuando se han probado todas las opciones anteriormente descritas y nada funciona, lo siguiente es probar con inyecciones de Botox en la zona donde se presenta mayor sudoración, usualmente suele ser en la zona de las axilas por lo que resulta ser bastante molesto el procedimiento.

Como última alternativa está la cirugía, se trata de un procedimiento similar a una liposucción en el cual se eliminan las glándulas sudoríparas a fin de que la persona no sude más.

Recomendaciones generales

Cuide su alimentación, este es un factor fundamental que puede hacerle sudar en mayor o menor medida. Además los alimentos que se consuma incidirán en el olor que pueda producir su sudor.

Lleve una dieta balanceada con una alta ingesta de frutas y verduras y evite alientos como la cebolla y los ajíes, así como también la cafeína y el cigarrillo. De igual manera se recomienda mantenerse bien hidratado, consuma agua de manera regular durante el día.