Web
Analytics
Saltar al contenido
Remedios para el sudor

Cómo eliminar el sudor de los pies y manos

Cómo eliminar el sudor de los pies y manos

Sudar es un mecanismo natural que tiene el organismo para controlar su temperatura evitando así una descompensación. Es la manera que tiene el cuerpo para refrescarse a sí mismo a través de la eliminación de liquido o sudor, que se evapora en la piel.

Sin embargo, en algunos casos esta sudoración se presenta de forma excesiva y no corresponde a aspectos como calor ni es el resultado de una actividad física que pudiese explicar su aparición. En estos caso se habla de hiperhidrosis.

Existen muchos tipos de hiperhidrosis, dependiendo de la zona donde se produzca la sudoración, sin embargo, la más frecuente y más conocida es la palmar, la que hace referencia a una excesiva producción de sudor en las palmas de los pies y de las manos.

Esto puede significar una verdadera afectación en la vida cotidiana de el paciente. La capacidad de interrelacionarse con otros se ve impactada de manera negativa frecuentemente por este problema.

Causas de la hiperhidrosis palmar

Sudar es algo completamente natural que en ocasiones especificas es perfectamente comprensible, como en casos en los que se está expuesto a altas temperaturas o durante y después de una actividad física intensa. Sin embargo, existen factores que pueden producir una sudoración excesiva, anormal, sin que existan una causa comprensible.

Si bien no se ha determinado una causa especifica para explicar su origen, parece haber un fuerte componente hereditario que influye en su aparición. Factores estresantes, bien sean físicos o emocionales desencadenan la reacción que produce sudor excesivo.

Sin embargo, existen también algunas patologías a las cuales se ha asociado la aparición de hiperhidrosis, entre las cuales se encuentran:

  • Ansiedad como patología.
  • Consumo y abuso de algunos medicamentos y/o sustancias.
  • Síndrome carcinoide.
  • Cáncer.
  • Trastornos relacionados al control de la glucosa.
  • Enfermedades cardiacas.
  • Enfermedades pulmonares.
  • Lesiones de la médula espinal
  • Enfermedad de Parkinson, entre otras.

Tratamiento médico

En relación con el tratamiento médico se pueden agrupar en 4 principales grupos. Estos son los grupos:

  • Tratamientos orales.
  • Tratamientos tópicos.
  • Inyecciones de Botox y Iontoforesis.
  • Cirugía.

Tratamientos orales.

Se basan en medicamentos anticolinérgicos que ayudan a disminuir considerablemente la sudoración de pies y manos de forma bastante rápida. Sin embargo, no suelen ser muy utilizados debido a que conllevan efectos secundarios bastante desagradables para los pacientes. Pueden producir sequedad en la boca, visión borrosa, entre otros.

Tratamientos tópicos

Son los más comunes y se basan en la aplicación de productos basados principalmente en cloruro de aluminio que ayudan a desensibilizar las glándulas sudoríparas evitando así la producción exagerada de sudor. En algunos casos suelen ser realmente efectivos y convenientes.

Inyecciones de Botox y Iontoforesis

Una solución más larga en cuento a duración de sus efectos es la aplicación de inyecciones de Botox directamente en las palmas de pies y manos para evitar que las glándulas sudoríparas se estimules. Por otro lado la iontoforesis se basa en la introducción de sustancias en la piel por medio de corriente eléctrica para evitar la aparición de sudor.

Las desventajas que estos métodos presentan se refieren principalmente a su elevado costo y al hecho de que suelen ser procedimientos bastante incomodos. Además sus efectos no son tan duraderos como muchos esperan, aunque esto varia de paciente en paciente. Pueden durar entre 4 a 9 meses sus efectos.

Cirugía

Se trata de la solución definitiva para los problemas de sudoración excesiva. Se trata de un procedimiento conocido como simpatectomía torácica a través del cual se eliminan las glándulas sudoríparas.

Alternativas naturales

Como ya se explicó, existen varias alternativas medicas para el tratamiento de la hiperhidrosis palmar, pero cabe destacar que hay algunas alternativas naturales que pueden ayudarle a combatir los síntomas de la sudoración excesiva mediante el uso de elementos que casi todos tienen en su hogar y que son simples de conseguir.

Bicarbonato de sodio

Se trata de un elemento que muchos tienen en casa y que resulta particularmente efectivo para disminuir la sudoración excesiva. Simplemente debe disolver un poco de bicarbonato en agua caliente y sumergir los pies y manos en la mezcla durante aproximadamente unos 10 minutos.

Su acción alcalina ayudará a conservar sus pies y manos libres de sudor durante largo tiempo.

Jugo de tomate

El consumo asiduo de jugo de tomate en las mañanas ayuda a disminuir de forma considerable la sudoración excesiva de los pies y las manos.

Tenga en cuenta que así como el tomate disminuye la sudoración, existen otros alimentos como la cebollas y los ajíes que, por el contrario, estimulan más la sudoración por lo que es importante evitarlos.

Tés

El consumo de té no solo ayuda a disminuir el sudor, sino que también sirve como desodorante si se usa de manera tópica. La salvia y la manzanilla son ideales para estos propósitos.

Solo debe hervir una tasa de agua con una cucharada o una bolsita de manzanilla o salvia y dejarla reposar por unos 5 minutos, endulzar con miel si así lo desea y consumirlo por lo menos una vez al día. O prepararlo más fuerte y remojar pies y manos, 10 minutos.

Recomendaciones generales

Existen algunas recomendaciones que pueden serle de gran utilidad para disminuir la sudoración de forma general, entre ellas están:

  • Mantenga una dieta balanceada, disminuyendo el consumo de grasas y aumentando la ingesta de frutas y verduras. Evite alimentos como la mantequilla, el chocolate, los lácteos y embutidos. De igual manera disminuya al máximo el consumo de comidas picantes.
  • Tome agua fresca de manera constante, esto le ayudará a su cuerpo a regular su temperatura manteniéndose fresco, de esa manera el sudor disminuirá considerablemente.
  • Trate de conservar un estado mental y emocional calmado. El estrés y la ansiedad son los principales enemigos cuando se trata de combatir los síntomas de la hiperhidrosis.
  • Practique actividades de bajo impacto que le ayuden a disminuir el estrés, puede probar con alternativas como el yoga, la meditación, ejercicios de respiración, Thai chi, entre otros.
  • Utilice siempre ropa fresca, elaborada con telas cómodas como el algodón. Evite la ropa fabricada con telas sintéticas, pues estas aumentan el calor del cuerpo y por ende, le harán sudar más.