Web
Analytics
Saltar al contenido
Remedios para el sudor

Calor y sudoración repentina: Causas de sofocos

Calor y sudoración repentina

De pronto, sientes que tu cuerpo es invadido por un calor intenso y comienzas a sudar repentinamente. ¿Te ha pasado? No te preocupes, a muchas personas les sucede. Sin embargo, es importante que conozcas las causas de tal fenómeno para que puedas descartar que no se trate de algo grave. A continuación, te mostramos las causas y el tratamiento a esta condición.

Características del calor súbito

El calor súbito, causante de la sudoración repentina, cuenta con varias características, por ejemplo:

  • Aumento de la temperatura corporal de forma súbita independiente de las condiciones ambientales o de la actividad corporal. Es decir, puede haber un clima favorable y la persona encontrarse en estado de reposo y aun así siente un calor repentino.
  • La sensación de calor es más intensa en la parte superior del cuerpo, por ejemplo en el cuello, rostro y en el pecho.
  • La piel tiende a enrojecerse a la par que se hace presente el sudor.
  • La duración de este calor puede ser desde escasos segundos hasta prolongarse durante una hora.
  • Otros síntomas que acompañan el calor súbito, aparte de la sudoración son náuseas, debilidad general, mareos, cefalea, palpitaciones y ansiedad.
  • En algunos casos, luego de este episodio de calor intenso sigue una sensación de frio. Esto hace que la persona se sienta confundida respecto a lo que está experimentando.

¿Por qué se producen los calores súbitos y la sudoración repentina?

Si continuas leyendo, seguramente es que te has identificado con algunos, o quizás con todos los síntomas descritos anteriormente y ahora desees saber cuál es la causa de tal condición.

Para entenderla mejor, te explicaremos brevemente como se da el proceso de regulación de la temperatura del organismo.

La temperatura corporal se regula gracias a la acción de los vasos sanguíneos. Estos se dilatan y se constriñen y, de este modo, es posible que el flujo sanguíneo se regule. La finalidad es que los órganos permanezcan lo suficientemente cálidos mientras que la piel se encuentre fresca.

Las siguientes causas del calor repentino son las más comunes:

  • Alteraciones hormonales: Principalmente, afecta a las mujeres. Cuando ocurre una alteración hormonal importante, el organismo reacciona elevando la temperatura. Esta condición es muy propia de mujeres que se encuentran en la menopausia o cercana a ella.
  • Problemas tiroideos: Cuando existe una afección de la tiroides también es muy común sentir calor en exceso acompañado de una notoria sudoración.
  • Efectos secundarios de algunos medicamentos: Aquellas personas que consumen medicamentos indicados para el colesterol y la diabetes, suelen experimentar este síntoma. En tal caso, cuando se suspende la ingesta de la medicina, esta condición cesa.
  • Cambios de temperatura: Cuando una persona se encuentra en condiciones ambientales extremas, durante periodos de tiempo prolongados, el organismo suele descontrolarse en cuanto a su función reguladora y dar paso al calor súbito.
  • El componente emocional: Es muy común que el estrés y la ansiedad propicien la aparición de la sudoración y del calor. Esto se debe a que las glándulas sudoríparas se ven estimuladas. La ira y el miedo son las emociones que más se asocian a esta condición.
  • Abuso de alcohol y alimentos picantes: También la ingesta de cafeína y tabaco se encuentran contraindicada para las personas que sufren esta condición. El consumo de estos productos puede alterar la regulación de la temperatura del cuerpo.
  • Tratamientos vinculados al cáncer: Es bien sabido que estos tratamientos suelen ser bastante intensos y pueden alterar algunas funciones del organismo. La aplicación de quimioterapia o radioterapia puede ser una causa para esta condición.

¿Cuál es el tratamiento para el calor y la sudoración repentina?

Evidentemente, el tratamiento a seguir para mejorar esta condición es correspondiente a la causa.

En el caso de los problemas hormonales y de la glándula tiroides, se debe acudir al especialista para que prescriba los medicamentos más útiles. De igual forma, cuando la molestia se asocia a efectos secundarios de los medicamentos y tratamientos en contra del cáncer.

Respecto a que se deba a efectos secundarios de ciertos medicamentos, es el médico especialista quien debe hacer una valoración y sopesar el costo – beneficio. Así le indicará a la persona si debe continuar con la ingesta de las medicinas o debe suspenderla.

En caso de que el calor súbito se encuentre relacionado con factores emocionales, lo indicado es practicar yoga o meditación. Esto ayuda a tranquilizar la mente y a disminuir la tensión emocional.

También se puede recurrir al consumo de sedantes naturales cuando la persona se siente muy agobiada. Una infusión de manzanilla, valeriana o té de pasiflora puede relajar los nervios y hacer que la persona sude menos.

Algunas recomendaciones prácticas para sobrellevar el calor súbito

Si continúas con este padecimiento puede hacer ciertos cambios en tus hábitos, que si bien no solucionarán el problema de raíz, te ayudarán a sobrellevarlo.

  • Mantén un índice de peso saludable: Las personas que padecen sobrepeso suelen ser más propensas a esta condición. Aliméntate sanamente y practica ejercicio cada vez que tengas la oportunidad.
  • Viste prendas ligeras: Vestir con prendas ligeras hará que cuando se presente el calor repentino te afecte menos pues el paso del aire será más fácil. Si los tejidos de tus prendas son muy gruesos sudarás más y será más molesto.
  • Intenta permanecer en espacios ventilados: Esta recomendación puede ser difícil de seguir porque no siempre puedes controlar tu entorno, sin embargo, intenta que tu sitio de trabajo y tu casa permanezcan bien ventilados.
  • Permanece tranquilo: Hay personas que al comenzar a sentir el calor repentino se desesperan y esto lo que hace es agravar la condición. Cuando comiences a sentir los síntomas trata de permanecer en calma, si es posible retírate a un lugar tranquilo, siéntate, respira y toma un poco de agua fresca. Sea lo que sea puede esperar. Tu salud está primero.
  • Consulta al médico: Solo el especialista podrá identificar exactamente la causa de tu condición. Apenas puedas, reserva una consulta.